Feeds:
Entradas
Comentarios

La educación como fenómeno social debe inducir al individuo a desarrollar herramientas que lo capaciten en el saber, hacer, conocer y sentir, dándole las competencias para pensar, tomar decisiones, realizar acciones en beneficio a su entorno social, permitiéndole obtener las habilidades y destrezas para lograr su capacidad de autonomía y  libertad, pero ¿Como logra este individuo esas competencias que se requieren?, ¿Qué herramientas debe desarrollar? ¿Cuál es el conocimiento que debe adquirir y como? ¿Cuál es el medio que lo conectará para obtener esos conocimientos?, ¿Que habilidades y destrezas debe obtener? Si bien son exigentes estas interrogantes, sus respuestas son diversas y controversiales. Entonces como llega a nuestro individuo o estudiante esa capacidad de autonomía y libertad. Se dan en un contexto donde todo influye, el sexo, la nacionalidad, la religión, sus costumbres, hábitos, valores, ideales, actitudes, el medio ambiente y sobre todo su forma de aprender, la motivación que requiera, la necesidad y el compromiso hacia ese conocimiento. Y en este contexto nos encontramos con los principales escenarios donde se desarrollan los elementos fundamentales para la adquisición de conocimientos, nuestros hogares y nuestras aulas de clase. En este ensayo nos limitaremos a lo que ocurre en las aulas de clases, es decir, al proceso de enseñanza-aprendizaje entre profesor y estudiante.

 

El proceso de aprender es el proceso complementario de enseñar. Aprender es el acto por el cual un estudiante intenta captar y elaborar los contenidos expuestos por el profesor. Él lo alcanza a través de unos medios, técnicas de estudios o trabajo intelectual o en función de estrategias. La enseñanza supone una guía, un nexo entre el estudiante y el conocimiento, sin olvidarnos que el docente debe ser un mediador entre el conocimiento y el aprendizaje, ser un profesional reflexivo, con disposición al cambio y que promueva aprendizajes significativos. Las exigencias del contexto, los cambios tecnológicos y los avances de la ciencia requieren cada vez más del docente un perfil fundamentado en su ser, saber y quehacer, que se adecuen a las características específicas que están determinadas por condiciones académicas, sociales, afectivas, cognitivas, comunicativas, entre otras, de los miembros de una comunidad.

 

Lo expuesto anteriormente, nos conduce a que la actuación metodológica desarrollada por los docentes debe ser estructurada a través de métodos, procedimientos y medios, permitiéndoles desplegar las acciones encaminadas a modificar el desempeño de los estudiantes. Por ende, al realizar la tarea de enseñar, será necesario que los profesores identifiquen y entiendan las posibilidades y limitaciones de su estilo de enseñar de manera que pueda enjuiciar objetivamente su impacto en el proceso de enseñanza aprendizaje. En este proceso convergen varios elementos importantes: el profesor, los medios instruccionales, las  salas de clases y los estudiantes. Cada uno aporta las características o los atributos que inciden directamente sobre la dinámica didáctica.

 

 

En tal sentido el docente pasa a ser un medio de enseñanza, un actor protagónico en el proceso de enseñanza aprendizaje, tomando en cuenta que los medios de enseñanza han evolucionado a través del tiempo y hoy en día están presentes con mayor relevancia en el ámbito educativo, nuestros docentes deben estar a la altura de esta evolución, para llevar a los estudiantes experiencias y conocimientos significativos, potenciar sus habilidades intelectuales e incentivar a la manifestación de ideas, actitudes y sentimientos, deben valerse de los innumerables medios de comunicación que están al servicio de la educación y que facilitan la construcción del conocimiento, ofreciendo nuevos y mejores recursos en pro de la participación activa, la motivación del alumno, la retención de información, la concentración y el autoaprendizaje dentro de un contexto educativo global sistemático.

 

Basado en lo anterior, los medios instruccionales,  no garantizan por sí solo el proceso de enseñanza y aprendizaje, depende al menos de dos factores principales. El primero la disposición del estudiante en adquirir los conocimientos; y en segundo lugar la capacidad de docente para facilitar los conocimientos a través de los medios y satisfacer las necesidades del contexto educativo, por lo que podemos decir que los medios instruccionales son aquellos que proporcionan información, guían los aprendizajes, ejercitan habilidades, motivan, evalúan, proporcionan entorno para la expresión y la creación, es decir, los medios instruccionales permiten materializar el objeto del conocimiento actuando sobre el sistema sensoracional del estudiante. Los medios Instruccionales son recursos  y herramientas mediante los  cuales, el docente transmite sus conocimientos,  estimula la atención del  participante  y permite impartir una enseñanza efectiva y de calidad. De ahí la importancia de la selección de los medios instruccionales a utilizar deben basarse en la evaluación del entorno  objeto a  Enseñanza-Aprendizaje.

 

En nuestros días, donde la tecnología ha hecho de las nuevas generaciones una masa hiperactiva y completamente sensible a los conocimientos por vía audiovisual. El profesor debe asumir comportamientos y modificaciones en su conducta profesional para satisfacer las necesidades de cada estudiante. Las nuevas competencias necesarias para adaptarse al cambio rápido y constante obligaran a los profesionales de la educación a ser flexibles, adaptarse y convivir en un entorno cambiante; aprender, desaprender y reaprender; a ser verdaderos lideres, creativos y capaces de adelantarse a la evolución de los acontecimientos (Martín Fernández, 2001).

 

Por todas estas razones consideramos que el docente debe conocer las potencialidades de los medios instruccionales, su variedad de metodologías y medios  en situaciones variadas de enseñanza-aprendizaje; debe tener conocimiento del potencial educativo de estos medios en cuanto a las formas de seleccionar, ordenar y procesar la información y su impacto como agente educativo,  y debe poseer conocimiento del contexto didáctico y educativo para considerar el resto de los elementos que pueden intervenir o influir en el diseño curricular y que son parte de la realidad educativa.

 

Son muchas las discusiones abiertas en el campo académico sobre lo que en realidad constituye la comunicación y de allí que existan numerosas definiciones al respecto, muchas de las cuales se circunscriben a determinados campos o intereses de la ciencia. Pero en su definición más estricta, comunicación consiste en la transmisión de información de un sujeto a otro.

 Es un fenómeno de carácter social que comprende todos los actos mediante los cuales los seres vivos se comunican con sus semejantes para transmitir o intercambiar información.

 En los últimos años se ha dado mucha importancia a la relación Educación-Comunicación. Educación hoy, es construcción de significados que tienen como base la comunicación; entendida como el conjunto de recursos personales, psicológicos y pedagógicos que un docente utiliza o puede utilizar en su relación con el alumnado para establecer una buena comunicación cargada de sensibilidad y afectividad para ayudarle a su crecimiento personal; con conocimiento psicopedagógico de la practica pedagógica diaria que sea verdaderamente un proceso de construcción de significados en donde la comunicación democrática surja libremente dentro de un clima de paz y de progreso.

 La comunicación como educación puede ser entendida de diferentes formas y variar sus propósitos; según como se le entienda modifica la forma de abordar el proceso de enseñanza y aprendizaje y la calidad de los resultados. Es por ende muy importante las estrategias y medios pedagógicos que se aborden los cuales deben permitir un proceso comunicacional educativo orientado a una enseñanza para la comprensión, permitiendo a los alumnos utilizar, aplicar, transferir, entre otros, los saberes en diferentes situaciones, asegurando la permanencia de los mismos durante un tiempo mas prolongado.

 Un proceso comunicativo educacional requiere entender y comprender que la educación es comunicación, es el dialogo en la medida en que no es la transferencia del saber, sino un encuentro de sujetos interlocutores que busca la significación de los significados.

 La comprensión requiere de procesos de comunicación dialógica en que intervienen distintos elementos y exigencias mínimas de parte del sujeto, del propósito y del modo para que se de un proceso educativo específicamente positivo y no se convierta en adoctrinamiento mediante la simple transferencia de conocimientos a ser memorizados mecánicamente y recitado cuando el docente lo desee. Requiere de explicitar los conocimientos tácitos, compartiéndolos con otros conocimientos y construyendo otros conceptos propios de la comprensión.

 

La comunicación como cara y sello de una misma moneda, implica la coparticipación y corresponsabilidad en el proceso de enseñanza y aprendizaje mediante la participación activa de los actores principales del acto educativo, en la construcción y la adquisición de nuevos conocimientos orientados del mediador y las múltiples mediaciones que se instauran en el contexto

El siguiente mapa conceptual muestra la comunicación y sus diferentes elementos.

 diapositiva11

“Todos usamos el lenguaje para comunicarnos, para expresarnos, para decir nuestras ideas, y para relacionarnos con la persona con la que estamos conversando.

 Cuando una relación esta funcionando, la comunicación paree fluir relativamente si ningún esfuerzo.

 Cuando una relación se esta deteriorando, la comunicación puede ser tan frustrante como escalar una montaña de arena”- Chip Rose, abogado y mediador.

 Estos nos indica que la comunicación no siempre se da, es decir, sencillamente no nos comunicamos. Cuando alguien se comunica con nosotros entran en juego dos factores de las relaciones entre personas: el factor racional y el factor emocional.

El factor racional es el que, objetivamente, analiza el contenido de la comunicación y decide si lo utiliza o no.

El factor emocional es, eso, emocional. No guarda relación alguna con el contenido y puede llegar a condicionar el significado del mismo, si la forma en la que se transmite el mensaje no es la adecuada, puede llegar a tergiversar el significado del mismo.

 Ambos factores juegan un papel fundamental en la comunicación, por ello también forman parte de las barreras de comunicación, e influirán en el mensaje final que se quiere transmitir

 Esta degradación nos indica que si no disminuimos las posibles barreras que existen al momento de comunicarnos, sencillamente el mensaje corre el riesgo de quedarse en alguno de estos niveles y no comunicarnos.

 Las barreras de la comunicación pueden clasificarse:

 a) Barreras físicas
b) Barreras Fisiológicas
c) Barreras filosóficas
d) Barreras psicológicas
e) Barreras semánticas

 a) Barreras fisiológicas – Implica cualquier diferencia de tipo orgánico – corporal que puede ser tanto del receptor como el emisor y que obstaculiza por esta razón el proceso de la comunicación.

 b) Barreras filosóficas – Son todas aquellas que resulta de las diferentes formas que tienen el emisor y el receptor de comprender e interpretar las situaciones cotidianas a las que se enfrenta en el transcurso de su vida por ejemplo: cuando el emisor y el receptor no se ponen de acuerdo con relación a o bueno y a lo malo de cualquier situación.

 c) Barreras Psicológicas – Existen diferentes procesos psicológicos que nos lleva a analizar o eliminar o distorsionar los eventos por lo tanto hacemos representaciones de nuestras diferentes formas de pensar lo que puede ser o no una barrera.

 d) Barreras Culturales – Se presentan cuando existen diferencia de conocimientos entre el emisor y el receptor y por lo tanto esto impide la comprensión de los mensajes.

 e) Barreras Semánticas – Que se refiere a la interpretación diferente que le dan tanto el emisor como el receptor a los términos o conceptos que utilizan en el proceso de la comunicación.

 Durante el proceso de Comunicación muchas ocasiones sucede que este se distorsiona o se anula por varias razones entre las cuales podemos mencionar como más sobresalientes las siguientes.

 a)  El emisor y el receptor manifiestan intereses diferentes.

b) Las palabras, juicios o conceptos que emplean pueden tener significados diferentes.

c) Cuando se presenta el proceso de comunicación generalmente existen factores emotivos tanto del emisor como del receptor los cuales alteran la comunicación.

d) En muchas ocasiones no se consigue estructurar el mensaje de la manera que se desea.

e) En ocasiones no se consigue, el emisor piensa en un aspecto que considera debe ser escuchado por el receptor y este puede escuchar cosas totalmente distintas.

Somos primordialmente seres “sociales”, en el sentido de que pasamos la mayor parte de nuestras vidas con otras personas. Por consiguiente, es importante aprender a entenderse con los otros y a funcionar adecuadamente en situaciones sociales. Ciertas habilidades de comunicación nos ayudan a mejorar las relaciones interpersonales.

Ser capaz de comunicarse efectivamente con otra gente requiere habilidades especiales entre las que se destacan las siguientes:

1. Comprender al estudiante

Las personas no solo vienen en todo tipo de formas y tamaños, sino también con diferentes personalidades. Las personas son individuos con tantas similitudes como diferencias. Para comunicarse más efectivamente, cada tipo de personalidad requiere un estilo diferente, usar su propio lenguaje, su gestualidad, su ritmo y entonación.

2. Expresar su pensamiento y sentimientos de manera clara

Somos bombardeados con mensajes cada segundo del día, por eso, para competir con ese aluvión de “ruido” que cada persona enfrenta, su mensaje tiene que ser claro, sucinto y directo al punto.

Vale la pena tomarse el tiempo para planificar la comunicación, independientemente del método elegido para enviarla, para asegurarse que se toma la menor cantidad de tiempo para expresar su idea de la forma más receptiva y simple posible.

3. Diga lo que piensa cuando sus necesidades no son satisfechas

Decir lo que uno piensa para asegurar satisfacer sus necesidades es parte fundamental de una relación, ya sea comercial o personal.

La asertividad es una herramienta de comunicación muy útil dependiendo del contexto, pero no es apropiada en todas las situaciones. Recuerde, el uso imprevisto de la asertividad puede ser percibido como una conducta agresiva por la otra parte.

4. Pedir feedback a los otros y a su vez darlo

Además de la técnica de la asertividad, dar y recibir feedback es una habilidad comunicacional clave que debe ser aprendida si desea tener la posibilidad de desarrollar relaciones de largo alcance.

5.- La escucha activa

 La escucha activa significa escuchar y entender la comunicación desde el punto de vista del que habla. ¿Cuál es la diferencia entre el oír y el escuchar?. Existen grandes diferencias. El oír es simplemente percibir vibraciones de sonido. Mientras que escuchar es entender, comprender o dar sentido a lo que se oye. La escucha efectiva tiene que ser necesariamente activa por encima de lo pasivo. La escucha activa se refiere a la habilidad de escuchar no sólo lo que la persona está expresando directamente, sino también los sentimientos, ideas o pensamientos que subyacen a lo que se está diciendo. Para llegar a entender a alguien se precisa asimismo cierta empatía, es decir, saber ponerse en el lugar de la otra persona.

Habilidades para la escucha activa:

Mostrar empatía: Escuchar activamente las emociones de los demás es tratar de “meternos en su pellejo” y entender sus motivos. Es escuchar sus sentimientos y hacerle saber que “nos hacemos cargo”, intentar entender lo que siente esa persona. No se trata de mostrar alegría, si siquiera de ser simpáticos. Simplemente, que somos capaces de ponernos en su lugar. Sin embargo, no significa aceptar ni estar de acuerdo con la posición del otro. Para demostrar esa actitud, usaremos frases como: “entiendo lo que sientes”, “noto que…”.

Parafrasear. Este concepto significa verificar o decir con las propias palabras lo que parece que el emisor acaba de decir. Es muy importante en el proceso de escucha ya que ayuda a comprender lo que el otro está diciendo y permite verificar si realmente se está entendiendo y no malinterpretando lo que se dice. Un ejemplo de parafrasear puede ser: “Entonces, según veo, lo que pasaba era que…”, “¿Quieres decir que te sentiste…?”.

Emitir palabras de refuerzo o cumplidos. Pueden definirse como verbalizaciones que suponen un halago para la otra persona o refuerzan su discurso al transmitir que uno aprueba, está de acuerdo o comprende lo que se acaba de decir. Algunos ejemplos serían: “Esto es muy divertido”; “Me encanta hablar contigo” o “Debes ser muy bueno jugando al tenis”. Otro tipo de frases menos directas sirven también para transmitir el interés por la conversación: “Bien”, “umm” o “¡Estupendo!”.

Resumir: Mediante esta habilidad informamos a la otra persona de nuestro grado de comprensión o de la necesidad de mayor aclaración.


REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Revista electrónica “Razón y palabra” N° 13 “Comunicación educativa” Enero- marzo 1999. En: www.razonypalabra.org.mx/anteriores/n13/index.htlm

La comunicación en las organizaciones. Ponencia: El proceso de comunicación educativa por Luz Mercedes Caudioti, 2001

Habilidades utiles para la comunicación. http: // www.mentoring.org / downloads / mentoring_818.doc

 

Son aquellos recursos y/o herramientas que utiliza el docente para lograr sus objetivos de enseñanza

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.